divagaciones sobre la memoria

En múltiples ocasiones me he preguntado cuantas lecturas tiene un poema, cuantas interpretaciones distintas le pueden dar, cuantas referencias ultra personales del poeta llamarán la puerta a la memoria del lector, que cruces habrá en esa cueva llena de registros, ese abismo lleno de huecos, ese paraíso de las lagunas, si, esa biblioteca llena de información clasificada y selectivamente borrado lo no importante, la memoria, ¿Cómo llamar a la memoria del lector?Anoche platicando con un amigo decía que la poesía tiene un solo lector, no sabemos ni en que lugar ni en que época, pero hubo, hay o habrá alguien para quien fue escrita esa poesía y lo mágico es que nosotros nunca lo sabremos, quizá somos la curva de error y prueba, quizá nuestra poesía es para nadie, uno nunca sabrá que manos tocaran y acariciaran nuestros libros como a la amante que se descubre por vez primera.

La poesía es un misterio a punto de ser develado, pero nunca llega ese momento, siempre nos quedamos en el suspiro previo, , o quizá solo sea como dice Juan Gelman: “La poesía es un árbol sin hojas que da sombra”.

Entre más leo y más aprendo menos entiendo que es la poesía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s