Postal de la tigra

Sueña la tigra con cielos rojos y nubes que en dirección contraria desaparezcan, en espasmos, ahogando la voz como el grito del que recita versos contra el viento y las palabras en la garganta se aferran a no volver a las entrañas. La tigra se levanta y erguida como una flecha que apunta al sol bosteza, sobre la nieve retoza y entra al tempano donde amamanta (aún) de su corazón los restos.

7 comentarios en “Postal de la tigra

  1. Carnal:
    Reflexiono y me vienen a la mente dos opciones. La primera es comparar al poeta con un pavoreal, siempre y cuando este solo. En su defecto, si el poeta es acompañado por otro de su misma clase, sería un pez beta. Finalmente, el poeta, visto desde los ojos ajenos a la misa poética, es un alebrije, supongo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s