De: Estos mismos días

 Yo tuve una mujer

no comía luciérnagas

ni tenía mariposas bajo las enaguas

no engendraba lanzas

y su lengua la guardaba para recibir la brizna de la madrugada.

y la ame

con las desquiciadas ansias de la primer cosecha

mientras ella  miraba

como una urraca tejia el horizonte

con las alas levadas.

Un comentario en “De: Estos mismos días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s