Entrevista a Ledo Ivo

Lêdo Ivo un inmortal libre de toda palabra.

Había intercambiado correspondencia electrónica con Lêdo Ivo antes de su viaje a Monterrey, acordamos vernos en el lobby del hotel donde se hospedaba. Llegué poco antes de la cita, pasaron 15 minutos y no aparecía, en su habitación nadie respondió el teléfono, salí a la calle un poco confundido y entonces lo vi en la fila de un Mc Donalds esperando por un helado. De inmediato me saludo y me ofreció uno. El calor en Monterrey es implacable en el verano y el maestro llevaba un saco azul impecable. Entramos al hotel y de pronto estábamos hablando de su relación con Alfonso Reyes:

Ya lo había leído antes de conocerlo, La experiencia literaria, un libro fundamental para un poeta, yo se lo recomiendo a todos los poetas. Alfonso Reyes es un escritor que he leído la vida entera, tengo muchos libros de él, tengo libros raros, las primeras ediciones, de cuando fue diplomático en Brasil.

¿Quién lo presentó con Alfonso Reyes?

 Manuel Bandeira, un gran poeta brasileño muy significativo.

 ¿Cómo se da esa relación tan estrecha con Alfonso Reyes y nunca había estado en Monterrey?

 Es un misterio, porque me era muy interesante leerlo como cronista y ensayista, la prosa tan analítica que él tiene, tan construida, tengo muchos libros de él, lo leo con frecuencia, sus crónicas, son deliciosas, además es muy apreciado como poeta.

Permítame la curiosidad ¿A qué jugaba Lêdo Ivo cuando era niño?

 Yo tuve pocos juegos, mi padre era abogado, no había relación con la literatura, en mi casa no había biblioteca, yo con el tiempo le dije que a mi me gustaría ser escritor y poeta. Leía mucho las aventuras de Emilio Salgari, las historias de piratas, de tesoros escondidos. Mi ciudad natal (Maceio) era un lugar lleno de lagunas y el agua tiene una presencia muy grande en mi poesía, de modo que, tuve mucho interés por los libros desde siempre.

¿Cuándo se dio cuenta que quería escribir poesía?

 Cuando tenía 14 años escribí mi primer poema, yo escribía cuentos y participaba en concurso literarios, después yo fui a Recife una ciudad más importante, es cuando conozco a un grupo importante de poetas, yo fui educado en un colegio religioso de los hermanos maristas, me hacían leer en francés y en latín. Ese grupo era muy sofisticado leía los movimientos franceses, leía a Baudelaire, Valery, me hice amigo de ellos en esa época, en 1940, leía los libros que salían en Argentina, mi primera formación fue muy sofisticada, leí pocos autores de lengua portuguesa, leía más franceses, ingleses, ya después me fui aproximando a la poesía brasileña, a los poetas modernos. Creo que he comenzado muy cosmopolita y he terminado como un poeta local.

As imaginaçoes, se publica en 1944, con la distancia de estos años, ¿cómo ve su primer libro?

 Fue un libro muy inmaduro, muy juvenil. En ese momento había un movimiento de modernismo brasileño, yo tenía 20 años, hoy que ha pasado todo ese tiempo y con todo lo que he publicado, no creo que haya sido una voz nueva de la poesía. El modernismo brasileño estaba un poco estancado, ese libro fue con cierto entusiasmo, muchos críticos dicen que hay división de aguas entre el modernismo y una nueva generación, quizá ya pertenece ese libro a la generación del 45, es un libro muy imperfecto como toda mi obra. Para mí es muy difícil hablar sobre mi propia obra, yo soy quien menos sabe quién soy.

1945 es un año particularmente difícil, en ese año muere el presidente Vargas, empieza la segunda guerra mundial, muere Mario de Andrade…

 Es algo que caracteriza a esa generación, porque los modernistas eran muy nacionalistas, la generación del 45 era más cosmopolita, los intereses literarios son otros, por ejemplo mi se interesaba mucho por Marinetti, Valery, Saint John Perse, Ungaretti, que nos reformaron totalmente, no nos interesaba ser tan formalistas, por eso cada poeta fue siguiendo su camino, lo que caracteriza una generación no es la uniformidad, es la diversidad.

No hubo en realidad un surrealismo brasileño, el rompimiento fue más bien con el modernismo…

 En realidad hubo sólo un par de poetas brasileños surrealistas, ese movimiento no pegó mucho en Brasil, mi generación realmente no creía en eso, sino en una reconfiguración de la realidad, bueno es difícil saber si es surrealismo, sino es.

¿Qué busca con la poesía, Ledo Ivo?

 Uno no puede explicar el misterio de su vocación, por qué eres poeta, político, ingeniero, piloto de pruebas. Hay ese misterio original, es una manera de ser, yo busco exprimirme, comunicarme, ser con los otros.

Sería como poner la poesía al servicio del hombre

 Claro, para mí la poesía, es la fusión de los poetas, de la sociedad, escribir poemas es la finalidad de la fusión, la poesía es un arte del hombre, dentro este arte hay una visión del mundo, cada poeta tiene una visión del mundo, que es más importante que la visión de los filósofos, la poesía siempre tiene la frescura que llega a la gente, la poesía es la fuente de la eterna juventud, una afirmación personal.

 Un poeta no sabe porque se le considera a un poema terminado, no es más que una percepción de su experiencia literaria, el poeta es un eterno aprendiz, un alumno, nunca se llega a ser maestro, nunca terminas de aprender de las experimentaciones.

Una pregunta trillada: ¿tiene libros de cabecera?

 Yo no tengo libros de cabecera, porque entonces dormiría sobre una biblioteca, no tengo libros fundamentales, tengo lecturas fundamentales, por ejemplo Melville, Dostoievski, Camões, Quevedo, Baudelaire, Verlaine, Mallarme, Víctor Hugo, Goethe, él me enseño muchas cosas, los hombres somos seres colectivos, no hay individualidad, somos a través de los otros, hemos heredado lo que los demás nos han ofrecido.

La cuestión de la inspiración…

La inspiración es la cosa más tonta que puede haber, porque la poesía no es una inspiración, es una expiración, un poema sale de adentro para afuera, del inconsciente retornado de la experiencia consciente, hay un momento, un relámpago en que decides escribir un poema, un poema no viene a ti ya elaborado, hay poemas constructivistas, por ejemplo el poema Los pobres en la estación del autobús, ese poema no lo escribí en la fila comprando un boleto de autobús, sino ese poema fue como una impresión de la realidad y hay poemas que son más elaborados, de laboratorio secreto. Más bien yo soy poeta cuando soy visitado por mí mismo.

¿La poesía en lengua portuguesa alcanza su nivel máximo con Camões y Pessoa?

 Pessoa es un gran poeta, pero no sé explicar porque son descubiertos ciertos fenómenos, un Pessoa, un Kafka, un Borges, es otro misterio literario, porque podrían ser otros escritores, Camões y Pessoa son poetas mayores. Los poetas brasileños estamos muy distanciados de Portugal, la poesía brasileña es muy diferente, hay más lazos con la poesía francesa, italiana, americana y española, sobre los del siglo XX.

Podríamos decir entonces, que la lengua portuguesa no es patria de Ledo Ivo

No, la lengua no es una patria, es un medio de comunicación, de expresión, mi patria es mi experiencia personal como escritor.

¿Hay poesía de segunda clase?

Hay poesía en todo el mundo, tenemos la de los grandes genios de la poesía Shakespeare, Camões, Homero, Quevedo, es difícil calificar cual es la poesía que no tiene la calificación estética. Es difícil saber dónde termina la poesía, no debe haber ni populismo ni elitismo poético, la poesía no es hecha para los profesores universitarios, la poesía sirve para todos los hombres, me limito a tratar de comprender la poesía, las manifestaciones, el lenguaje propio, saber qué es lo que te dice eso.

La poesía nace de un acto solitario y…

De una experiencia individual, un poeta sabe que la importancia de la soledad no puede ser confundida con la oscuridad, ahora hay muchos poetas de cada generación que hacen muchos más cosas con la poesía, construyen puentes literarios que intentan buscar uniformidad, características comunes, la familia a la que pertenece, lo que diferencia a los poetas de una generación es su transgresión a su propia generación, ahora la poesía es un sistema, no puedes imaginar hoy un poeta único, ni un movimiento único.

¿La poesía algún día será para las masas?

 Eso se ha discutido, la poesía era para las masas, en la Grecia antigua, en mi opinión yo sigo aquel postulado de Juan Ramón Jiménez que dice que la poesía es para la inmensa minoría.

En esta época en donde hablamos con los dedos y escuchamos con los ojos, ¿a dónde se fue el lenguaje?

Hoy hay varios lenguajes, la poesía es fundamentalmente muy diversa, ahora la poesía no está amenazada, el espacio es disputado por el lenguaje audiovisual, por el internet, por la televisión.

No sé que suceda actualmente en Brasil, pero el menos en México hay cada vez menos crítica literaria y mucho menos crítica de poesía…

En toda la historia de Brasil en las revistas siempre ha habido buenos y malos críticos, durante el modernismo hubo grandes críticos, luego ya las revistas y periódicos comenzaron a prescindir de los críticos, la academia acaparó la función crítica sólo que las universidades se inclinan por los poetas celebres, con una obra ya realizada, está faltando en Brasil un gran cuerpo crítico encargado de hablar sobre libros y descubrir talentos, el crítico tenía la función de mediador, de interpretador. Ahora hay pocas pautas de curiosidad intelectual.

La pregunta de las mil repeticiones: ¿Qué es la poesía para Ledo Ivo?

Yo diría que la poesía somos nosotros, yo no concibo un mundo que no conoce la poesía, que no sabe de un Quevedo, un Baudelaire. La poesía es mi razón de existir. El mundo acaba, la poesía no.

Cuando Ledo Ivo se levanta por la mañana y abre la ventana ¿Qué ve?

Veo un bello mundo con versos que pueden ser poemas.

¿Por qué le han apodado “el inmortal” en la academia brasileña?

Es una paráfrasis tropical, nosotros nos decimos inmortales porque no tenemos un lugar para caer muertos, es como un parnasianismo.

Ledo Ivo “el inmortal” ¿ha pensado en un epitafio?

Aquí yace Ledo Ivo, libre de toda palabra.

¿Qué clase de animal es el poeta?

Un animal de fondo, el ser primero.

Publicada originalmente en Revista Casa del Tiempo # 33 – 34

http://www.uam.mx/difusion/casadeltiempo/33_34_iv_jul_ago_2010/casa_del_tiempo_eIV_num33_34_05_08.pdf

Un comentario en “Entrevista a Ledo Ivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s